Encuentra tu lugar ideal



Sierra de la Ventana - Cabalgatas



Experiencia

“Hay un caballo para cada jinete. Cuando se elige correctamente es imposible que no se entiendan. Caballo y hombre se transforman en uno solo y van a donde ambos lo disponen, disfrutando todo el tiempo” comentaba entusiasmado Roberto frente al grupo que miraba atento cómo se distribuían los caballos para iniciar lo que sería la última cabalgata del día, antes de que llegara el ocaso y apareciera la luna llena. 

El grupo se encontraba integrado por casi diez personas, entre las cuales variaban el sexo y, por supuesto, las edades. El más chico de los jinetes rozaba los 10 años y un petiso “fiel”, como lo llamó el guía, se encargaría de dirigirlo. Quien ostentaba mayor edad tenía casi 70 y así, luego de presentarnos entre todos y de compartir unos mates, comenzó la salida.

El cordón montañoso señalado a dedo sería uno de los destinos al que nos dirigiríamos durante la travesía. Desde allí, la vista que se tiene del hueco de la Ventana es realmente mágica, única. Y cuando comienza a caer la tarde, hay veces en que la luna pareciera ponerle el broche de oro a la cabalgata. Y entre soplidos y pequeños relinchos, los caballos comenzaron la última del día.


Fuente: https://www.welcomeargentina.com/sierradelaventana/cabalgatas-sierra.html